La vacunación contra COVID-19 puede haber contribuido a un aumento de las muertes por neoplasias como el cáncer durante el período pandémico 2021-22, según un estudio publicado recientemente que pedía más investigación sobre el tema.

El estudio preliminar, publicado en ResearchGate, investigó las tasas de mortalidad por neoplasias en Estados Unidos. Neoplasia se refiere a una masa anormal de tejido causada por células que se dividen y crecen más de lo normal o que no mueren cuando deberían. Algunas neoplasias pueden ser malignas, como los cánceres, y pueden diseminarse o invadir otros tejidos y partes del cuerpo. El estudio analizó datos sobre tasas de mortalidad de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., investigando casos en los que las neoplasias figuraban como causa subyacente (CU por sus siglas en inglés) o una de múltiples causas (MC) de muerte.

La relación entre la tasa de mortalidad por cáncer entre MC y CU «tiende a ser relativamente estable con el tiempo», escribieron los investigadores. Si bien la proporción fue «relativamente estable» entre 2010 y 2019, saltó en 2020 y continuó aumentando en 2021 y 2022. «Esto indica una ruptura con la tendencia existente en la que las personas con cáncer morían cada vez más por otra afección o motivo».

Los investigadores explicaron que el salto de 2020 se debió a efectos negativos para la salud relacionados con el COVID-19 u otros efectos negativos para la salud relacionados con la pandemia, como cierres, estrés, menos ejercicio, peores hábitos alimentarios y falta de atención médica.



En cuanto al aumento de la tasa de mortalidad por cáncer de MC y CU observado en 2021 y 2022, «dados los estudios de casos de neoplasias posteriores a la vacunación contra COVID-19 citados en la literatura, un posible factor podrían ser los efectos adversos de las vacunas contra COVID-19, que se pusieron en marcha a partir de 2021 y se priorizaron para grupos vulnerables como los enfermos de cáncer», dice el estudio.

«Además, no se puede ignorar la posibilidad de que las infecciones continuas por COVID-19 o el COVID prolongado contribuyan a una mayor incidencia o gravedad de los cánceres».

Las tasas excesivas de mortalidad por CU por neoplasias comenzaron en 2021 y «aumentaron sustancialmente» en 2022 para la mayoría de los grupos de edad de 15 años o más. Fueron las personas mayores de 75 años o más las que mostraron los mayores aumentos en el exceso de muertes por cáncer por CU, siendo las personas de 85 años o más las más afectadas. Las tasas de mortalidad excesiva por MC comenzaron a aumentar en 2020 para los grupos de edad de 35 a 44 años o más.

Los investigadores recomendaron que «los estudios futuros deberían centrarse en personas vacunadas y no vacunadas contra COVID-19 y si el lanzamiento de la vacunación o las condiciones relacionadas con COVID-19, como el COVID prolongado, son factores que contribuyen al aumento continuo de las muertes relacionadas con las neoplasias».

Los autores mencionaron algunas limitaciones en su análisis. En primer lugar, los datos sobre la tasa de mortalidad de 2022 de los CDC fueron provisionales, lo que significa que las cifras están sujetas a posibles cambios, que luego podrían afectar las conclusiones del estudio.

Otro factor es una probable reducción en las pruebas de detección, diagnóstico y tratamiento del cáncer durante la pandemia, lo que podría provocar un mayor número de muertes por cáncer en los años siguientes, afirmó. Sin embargo, no se espera que esto tenga «mucho impacto» entre las personas de 50 años o menos.

El estudio fue realizado por dos investigadores: Yuri Nunes del Departamento de Física de la Universidad Nova de Lisboa, Portugal, y Carlos Alegría, doctor en Filosofía.

Los autores declararon que no recibieron apoyo financiero de ninguna organización para el trabajo y que no existían otras relaciones o actividades que pudieran haber influido en el estudio presentado.

Si bien el estudio sugiere posibles vínculos entre las vacunas contra COVID-19 y el cáncer, otros grupos de expertos descartan tales asociaciones.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer (ACS), «las personas con cáncer (o con antecedentes de cáncer) pueden recibir la vacuna contra COVID-19 de manera segura», aunque la vacuna «podría ser menos efectiva en algunas personas con cáncer». Blood Cancer UK afirma que «las vacunas contra COVID son seguras y eficaces» para las personas que padecen la enfermedad.
La vacuna contra COVID y los riesgos del cáncer

Múltiples estudios han relacionado las vacunas contra COVID-19 con el riesgo de desarrollar nuevos cánceres o empeorar los existentes. Un estudio de mayo de 2023 encontró que las personas sometidas a repetidas vacunas de ARNm y altas concentraciones de antígenos pueden experimentar una mayor síntesis de anticuerpos igG4 que pueden «promover el crecimiento del cáncer» entre personas susceptibles.

En una entrevista con el programa «American Thought Leaders» de EpochTV el año pasado, el patólogo clínico Dr. Ryan Cole dijo que la contaminación del ADN en algunas de las vacunas contra COVID-19 podría estar detrás del aumento de los cánceres. Señaló los «turbocánceres», refiriéndose al fenómeno de que los síntomas del cáncer surgen más rápidamente.

«Ahora estoy viendo cánceres de tejido sólido a tasas que nunca había visto… Pacientes que estuvieron estables o libres de cáncer durante uno, dos, cinco, diez años y su cáncer regresó, regresó con fuerza y no responde a las terapias tradicionales», dijo.

Un estudio realizado por el microbiólogo Kevin McKernan, investigador que trabajó en el Proyecto Genoma Humano del MIT, encontró que la cantidad de ADN en las vacunas contra COVID-19 podría ser de 18 a 70 veces mayor que lo que las principales agencias de salud establecerían como límites aceptables.

Una revisión del 17 de diciembre publicada en la revista médica Cureus decía que las vacunas COVID-19 pueden desencadenar cambios genéticos en pacientes con cáncer que podrían ayudar a un mayor desarrollo de la enfermedad en dichos individuos.

«Alentamos a la comunidad científica y médica a evaluar urgentemente el impacto de COVID-19 y de la vacunación contra COVID-19 en la biología del cáncer y los registros de tumores, ajustando en consecuencia las recomendaciones de salud pública», escribieron los autores.

La revisión señaló que los ensayos clínicos de las vacunas Pfizer y AstraZeneca describieron una «disminución de los linfocitos plasmáticos entre 6 y 8 días después de la vacunación entre el 45 y el 46 por ciento de los participantes». Los linfocitos son un tipo de glóbulo blanco que ayuda al sistema inmunológico a luchar contra bacterias y virus extraños.

La linfopenia, una afección en la que hay un recuento anormalmente bajo de linfocitos, «se ha asociado durante mucho tiempo con una mayor incidencia de cáncer y de riego de neoplasias malignas», dice la reseña. «Las alteraciones de los linfocitos son frecuentes en pacientes con cáncer y tienen un fuerte impacto en el pronóstico y la supervivencia».

Dado que la linfopenia contribuye a crear un entorno favorable a la progresión del cáncer, se debe observar «extrema precaución» al recomendar las vacunas contra COVID-19 a pacientes con cáncer, «especialmente aquellos que reciben tratamiento anticanceroso».

En enero, el Cirujano General de Florida, Dr. Joseph Ladapo, advirtió a los ciudadanos contra el uso de las vacunas de ARNm contra COVID-19 de Pfizer y Moderna, señalando posibles riesgos de cáncer.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí
© Copyright The Epoch Times en Español 2005 – 2024 Todos los derechos reservados
Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.
Ayúdenos a difundir la verdad, comparta este artículo con sus amigos.


Un asistente médico sostiene una bandeja con jeringas llenas con dosis de la vacuna Moderna COVID-19 en un centro de vacunación en Los Ángeles el 16 de febrero de 2021. (Apu Gomes/AFP via Getty Images)
Un asistente médico sostiene una bandeja con jeringas llenas con dosis de la vacuna Moderna COVID-19 en un centro de vacunación en Los Ángeles el 16 de febrero de 2021. (Apu Gomes/AFP via Getty Images)

https://es.theepochtimes.com/news/aumento-mortalidad-cancer-relacionarse-vacunacion-covid-1269053.html

Please follow and like us:
Pin Share

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You missed

RSS11k
Follow by Email21k
Facebook10k
Pinterest8k
Pinterest
fb-share-icon
7k
2k
Reddit6524
FbMessenger450
RSS
Follow by Email

Descubre más desde https://conlasaludnosejuega.org

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo