Parece ser que no son muy buenas para la salud. La cafeína, los elementos conservadores, etc. dotan a estas bebidas de un mito de insalubridad para el organismo. Cuando te tomas una Coca Cola te metes en el cuerpo una gran cantidad de azúcar que no es para nada bueno. Los picos de insulina se disparan y lo mejor en ese caso sería tomarla, pero sin azúcar. Te contamos dos de los edulcorantes que llevan estas bebidas.

Coca cola light y zero

Uno de los edulcorantes principales de la Coca cola light y zero es el aspartamo. Este representa alrededor del 60% de los edulcorantes no calóricos. De todos los sustitutos del azúcar, el aspartamo es el más polémico. Todos hemos escuchado que la coca light puede producir enfermedades sin comprender como un producto así seguía en las tiendas de medio mundo.

 
El debate sobre el edulcorante sigue vivo en la calle día tras día. El aspartamo es un compuesto blanquecino e inodoro en forma de polvo. El aspartamo tiene dos aminoácidos que está presente en muchos alimentos. Con una estructura tan simple, nadie imaginaba que pudiera activar al dulzor.
 
Se le acusa de: provocar cáncer, cambios de comportamiento, migrañas, daños cerebrales, infertilidad, daños en el hígado o epilepsia. No se ha podido decir que el aspartamo de la Coca cola produzca ninguna enfermedad o dolencia en personas sanas. No por debajo de la cantidad máxima recomendada que está en 50 miligramos por día. Hay que beber cuatro litros de Coca cola light para poder alcanzar semejantes cifras.
 
En 2005, Morando Soffritti, de la Fundación Ramazzini, reavivó la polémica sobre lo peligroso del aspartamo. Después de un estudio con 1800 ratas durante ocho años, el equipo de investigadores que él lideró en la ciudad italiana de Bolonia concluyó que el aspartamo podría tener efectos cancerígenos.​ Los estudios de la Fundación Ramazzini fueron evaluados por la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) y por la FDA y fueron desechados por sus numerosos errores metodológicos,​ manteniendo que el aspartamo es seguro para el consumo humano.​ Su informe estimó el consumo máximo teórico de aspartamo en los adultos en 21,3 mg/kg de peso corporal por día. Estos valores están de nuevo sujetos a revisión por la misma Comisión (2012), ya que todos los aditivos alimenticios son revisados periódicamente.

¿Qué es el Instituto Ramazzini?

El Instituto Ramazzini (RI, por sus siglas en inglés) es una cooperativa independiente sin ánimo de lucro con más de 27 000 miembros, dedicada a la promoción de la investigación científica para la prevención del cáncer. La labor del RI se centra principalmente en la identificación y cuantificación de los riesgos cancerígenos a través de experimentos, así como la evaluación de la eficacia y seguridad de las terapias farmacológicas y los principios activos que pueden utilizarse para prevenir la formación y el desarrollo del cáncer. El RI gestiona el Centro de Investigación del Cáncer Cesare Maltoni (CMCRC, por sus siglas en inglés) en la provincia de Bolonia, Italia, donde se desarrolla uno de los programas de bioensayos de carcinogenicidad más grandes y antiguos del mundo.

De nuevo, en 2010, Soffritti y Halldorsson publicaron dos artículos en los que concluían que el aspartamo era un agente cancerígeno.​ La EFSA volvió a evaluar estas investigaciones,​ concluyendo que no hay una relación causal entre el aspartamo y el cáncer (además alega que el diseño experimental fue deficiente). Descartó reconsiderar las evaluaciones de los edulcorantes que ya fueron declarados como seguros y por ello autorizados en la Unión Europea; en esta ocasión tampoco se tuvieron en cuenta los estudios que manifiestan la peligrosidad del aspartamo, al carecer de rigor científico.

En junio de 2011, el Instituto Ramazzini emitió un comunicado en su web​ en el que se informa que, debido a los resultados obtenidos en sus investigaciones, algunos científicos del Instituto fueron recibidos por varios parlamentarios europeos. A raíz de esto, los parlamentarios han conseguido que la Comisión Europea haya solicitado a la EFSA que comience un nuevo proceso de revaluación de este compuesto en 2012.​

En diciembre de 2013, la EFSA publicó un informe en el cual se decía que la actual ingesta diaria admisible para el aspartamo, cifrada en 40 mg/kg al día, no necesita revisión alguna, al considerarse segura para la población en general (incluyendo a los bebés, niños y mujeres embarazadas). Los expertos concluyeron que el aspartamo no daña el cerebro, el sistema nervioso, ni afecta el comportamiento o la función cognitiva en niños o adultos, y descartaron que cause cáncer o daño en los genes.

En mayo de 2023 la OMS publicó una nueva recomendación que desaconsejó el uso de edulcorantes no calóricos, por considerar que no son eficaces para bajar de peso y porque aumentan el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y muerte prematura en adultos. En ese grupo de edulcorantes comunes figuraban el acesulfamo K, aspartamo, advantamo, ciclamatos, neotamo, sacarina, sucralosa, stevia y derivados de stevia como los que se deben evitar.

El aspartamo, utilizado en productos que van desde los refrescos dietéticos de Coca-Cola hasta los chicles Extra de Mars y algunas bebidas Snapple, fue catalogado en julio de 2023 como “posiblemente cancerígeno para el ser humano” por primera vez por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), la rama de investigación sobre el cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En mayo de 2023, la OMS publicó una nueva recomendación que desaconsejó el uso de edulcorantes no calóricos, por considerar que no son eficaces para bajar de peso y porque aumentan el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y muerte prematura en adultos. En ese grupo de edulcorantes comunes figuraban el acesulfamo K, aspartamo, advantamo, ciclamatos, neotamo, sacarina, sucralosa, stevia y derivados de stevia como los que se deben evitar.

Un estudio observacional realizado en Francia entre 100.000 adultos y publicado en marzo de 2022 en la revista Plos Medicine encontró que el alto consumo de edulcorantes artificiales, especialmente el aspartamo y el acesulfamo-K, se asociaban con un mayor riesgo de cáncer. Este documento estará incluido en la nueva revisión de la OMS sobre el endulzante.24

Los más usados son el ciclamato y el aspartamo

La fenilalanina es un aminoácido (abreviado Phe o F). Se encuentra en las proteínas como L-fenilalanina (LFA), siendo uno de los 9 aminoácidos esenciales para el ser humano. La fenilalanina está presente también en muchos psicoactivos.

La fenilalanina en dosis altas, puede ser tóxica y provocar problemas en el desarrollo. En pacientes que tengan fecilcetonuria, el aspartamo está totalmente prohibido. Esta es una enfermedad de origen genética que afecta al hígado e impide la metabolización de la fenilalanina.
 
El ciclamato sódico también aparece en la Coca Cola. Este es un edulcorante artificial que entró en el mercado después de su aceptación por la FDA. Es más dulce que el aspartamo e incluso que la propia azúcar.
 
En un estudio se asoció con cáncer de vejiga en ratas. En EE.UU está prohibido. El Coca cola con este aditivo no se vende en este país. El problema es que se convierte en ciclohehilamina. Esto es un metabolito que es tóxico y que causaba atrofia testicular. Se desaconseja a las mujeres embarazadas y niños tomar este aditivo.
 
Los usos más normales del ciclamato sódico son varios. Además de su uso como edulcorante de mesa, se aplica en productos como: bebidas energéticas, agua con sabor, zumos de frutas, leche de soja, té, comida enlatada, mermeladas, ketchup, aderezantes para las comidas, cosméticos, pasteles, siropes, dentrífico, enjuagues bucales y lápices de labios.
 
Las bebidas que no contienen este endulcorante son: la gaseosa La casera, Nestea sin azúcar, Fanta zeroy las mermelas Hero diet. Parece ser que Pepsico ha propuesto no usar ninguno de estos dos edulcorantes. Quizás con esto quieran vender muchas más bebidas que la propia Coca cola. De esta manera se pueden meter a los consumidores en el bolsillo.
 
 

Codex Alimentarius – El Alimento como Arma de Control

Codex Alimentarius es una colección de normas, códigos de prácticas, y otras recomendaciones reconocidas internacionalmente y publicadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación en relación con los alimentos, la producción de alimentos, el etiquetado de alimentos y la inocuidad de los alimentos.

El Codex Alimentarius cubre todos los alimentos, ya sean procesados, semiprocesados o crudos. Además de las normas para alimentos específicos, el Codex Alimentarius contiene normas generales que abarcan cuestiones como el etiquetado de los alimentos, la higiene de los alimentos, los aditivos alimentarios y los residuos de plaguicidas, y los procedimientos para evaluar la seguridad de los alimentos derivados de la biotecnología moderna. También contiene directrices para la gestión de los sistemas oficiales, es decir gubernamentales, de inspección y certificación de importaciones y exportaciones de alimentos.

Un plan implementado en el año 2010 y el cual estamos empezando a ver cada vez más sus consecuencias. Cuando uno empieza a indagar sobre el Codex uno entra en un extraño paisaje, un paisaje oscuro donde solo se podrá comer comida con pesticidas e insecticidas, comida y abonos modificados genéticamente, carne con hormonas y antibióticos, etcétera. Todo lo que sea comida será codificado. Todo lo que no entre en este código será considerado ilegal. Y es de suma importancia que sepamos a donde nos dirigen estos genocidas.

https://es.wikipedia.org/wiki/Comisi%C3%B3n_del_Codex_Alimentarius

http://www.codexalimentarius.org/

Please follow and like us:
Pin Share

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You missed

RSS11k
Follow by Email21k
Facebook10k
Pinterest8k
Pinterest
fb-share-icon
7k
2k
Reddit6524
FbMessenger450
RSS
Follow by Email

Descubre más desde https://conlasaludnosejuega.org

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo