Somos en gran parte agua, ya que este elemento supone un alto porcentaje de algunos de nuestros órganos vitales y forma parte de funciones esenciales para nuestra salud.
Hasta un 73% del cerebro y del corazón están compuesto de agua y un 83% los pulmones. El agua en nuestro cuerpo permite metabolizar y transportar carbohidratos y proteínas en el torrente sanguíneo y los desechos fuera del organismo. Por todo ello, asegurar los niveles de hidratación que requiere el cuerpo resulta tan importante. Perdemos en torno a 2 a 3 litros de agua diaria, a través de la orina y el sudor, según la Fundación Española del Corazón , y eso sin “realizar actividad física alguna”.
La deshidratación, incluso a niveles bajos, provoca fatiga y afecta a nuestras capacidades cognitivas. La falta de agua en nuestro cuerpo también afecta de manera negativa a piel, huesos e incluso a la presión en sangre. Para estar hidratado lo mejor es consumir de manera habitual agua. Lo recomendable en adultos es entre 2 y 3 litros diarios. Pero a veces olvidamos hacerlo, nos cuesta este hábito o tendemos a preferir otras bebidas lo que repercute en que consumamos poca agua a lo largo del día.
Frente a esto, una opción puede ser consumir alimentos ricos en agua que favorezcan nuestros niveles de hidratación. A continuación te mostramos algunos que pueden ayudarte con ello.
Pepino — 96% de su peso es agua
El pepino es una de los alimentos que más puede hidratar, debido a su alto contenido en agua. Bajo en calorías, esta hortaliza no destaca como fuente de ningún nutriente en especial, aunque sí puede aportar Vitamina C y potasio.
Calabacín — 96% de su peso es agua
Un consumo de 100 gramos de calabacín aportan a tu cuerpo 96,5 gramos de agua, siendo además un alimento rico en proteínas y vitamina C.
Apio — 95% de su peso es agua
El apio aporta gran cantidad de agua al cuerpo y muy pocas calorías. Es además fuente de sales minerales y de potasio.
Sandía — 95% de su peso es agua
La sandía es la fruta que más cantidad de agua tiene, hasta un 95% de su peso, y por ello, uno de los alimentos más hidratantes.
Debido a esto, también es baja en calorías, pero por contra, su contenido en nutrientes es muy escaso, destacando en algo, un ligero aporte en potasio y vitamina A.
Lechuga — 95% de su peso es agua
Un alimento muy rico en agua es también la lechuga, con un aporte de más de 95 gramos por cada 100 gramos consumidos. Igual que ocurre con la sandía, esto hace que tenga un aporte pobre de grasas, carbohidratos o proteínas.  Más significativo es su contenido en vitamina C y folatos.
Melón — 92% de su peso es agua
Al igual que la sandía, el melón contiene un alto porcentaje de agua (hasta un 92%) y bajo aporte calórico, es decir poca cantidad de azúcar (6%).
En cuanto a su aporte de nutrientes, esta fruta destaca en vitamina C, folatos y potasio.
Pomelo — 90% de su peso es agua
Los cítricos en general contienen un alto porcentaje de agua. De ellos, el pomelo es uno de los que más hidratación aporta.
Además esta fruta es una potente fuente de vitamina C y de carotenos en el caso del pomelo rosa. Si se ingiere entera, la piel blanca que separa la pulpa de la cáscara aporta además fibra.
Fresas — 89% de su peso es agua
Otra fruta rica en agua la encontramos en las fresas, con un porcentaje en torno al 89% de su peso.
Además de ser un alimento bueno para hidratarnos, las fresas destacan por su activa acción antioxidante, al contener altas cantidades de polifenoles, vitamina C y flavonoides.
Melocotón — 89% de su peso es agua
Con un porcentaje de agua en torno al 89% de su peso, los melocotones además aportan vitamina C y cierta cantidad moderada de potasio.
APRENDEMOS DE VUESTRAS PREGUNTAS, SUGERENCIAS Y COMENTARIOS.
SI LA INFORMACIÓN OS RESULTA INTERESANTE COMPARTIR CON AMIGOS Y FAMILIA.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You missed

RSS11k
Follow by Email21k
Facebook10k
Pinterest8k
Pinterest
fb-share-icon
7k
2k
Reddit6524
FbMessenger450

Descubre más desde Con La Salud No Se Juega

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo