Blog Joan Carles López - Blog Joan Carles López

Logotipo Con La Salud No Se Juega
Vaya al Contenido

La nueva revolución en la agricultura

Blog Joan Carles López
Internet de las cosas, big data, la robótica o el 5G son algunas de las tecnologías que marcan los inicios de una nueva revolución agrícola.

Hablar de revolución agraria es hacerlo de grandes movimientos que han tenido lugar a lo largo de la historia. No existe una sola revolución. Pero todas ellas han tenido en común el aumento de la productividad del campo.

La primera se remonta al neolítico, allá cuando las tribus cazadoras-recolectoras comenzaron a levantar asentamientos permanentes. Una segunda se produjo durante la Edad Media, propiciada por la expansión islámica, que trajo nuevos cultivos, como el arroz, el algodón o la caña de azúcar. Otra coincide en el tiempo con la revolución industrial y supuso empezar la mecanización de los cultivos. Mientras que una última impregnó los campos de fertilizantes, pesticidas y nuevas variedades de semillas.

Pero son ya muchas las voces que hablan de una nueva revolución agrícola. En este caso los protagonistas serían tecnologías como Internet de las cosas, el big data, la robótica o el 5G. El camino se ha empezado a asfaltar. En 2018, las empresas tecnológicas relacionadas con agricultura alcanzaron los 16.900 millones de dólares de inversión. Es un incremento del 43% respecto al pasado año. Bill Gates o Kimbal Musk (hermano del cofundador de Tesla) se cuentan entre los inversores.

El objetivo es incrementar la producción agraria y, como añadido, fomentar el crecimiento de productos más sanos. Para ello hay varias tecnologías implicadas y que van de la mano. El despliegue del 5G permitirá distribuir masivamente sensores (de humedad, de temperatura, infrarrojos) en el campo. La finalidad es obtener más datos sobre el estado de los cultivos y las posibles mejoras a aplicar.

Una vez la información se tenga en una plataforma, se podrá analizar mediante big data. Esto llevará a una toma de decisiones más temprana y más acertada. No solo eso. También se podrán tomar decisiones sobre un área más precisa. Si una determinada zona necesita más fertilizante y otra, no, se ahorrará el producto químico.

La robótica, la parte más visible
Estas mejoras llevarán a un ahorro y a una mayor productividad. Así lo vaticinan los expertos en el sector. Pero es que la eficiencia también llegará de manos de máquinas nuevas. Si durante la revolución industrial entraron en el campo los primeros arados mecanizados, ahora llegarán los robots autónomos.

La recogida de las cosechas es una de las tareas que podrían realizar los robots autónomos. Pero, menos espectacular, también podrían recoger muestras del terreno y ayudar a monitorizar los cultivos.

Como añadido, los drones ya se emplean para realizar mapas multiespectrales de los campos. De esta forma se pueden conocer mejor las necesidades de los cultivos de una batida. Por supuesto, después hay que procesar y analizar estas imágenes mediante big data. Todas son promesas que ya han empezado a probarse.

Fuente: https://blogthinkbig.com/agricultura-nueva-revolucion

APRENDEMOS DE VUESTRAS PREGUNTAS, SUGERENCIAS Y COMENTARIOS.

SI LA INFORMACIÓN OS RESULTA INTERESANTE COMPARTIR CON AMIGOS Y FAMILIA.



sin comentarios

CON LA SALUD NO SE JUEGA
Pablo Picasso, 1
48012 Bilbao (Spain)
+34 602 436 312  | +34 600 492 134
conlasaludnosejuega2018@gmail.com
Regreso al contenido