Noticias Salud - Noticias Salud Información

Con La Salud No Se Juega
Logotipo Con La Salud No Se Juega
Vaya al Contenido

Animated textheadlineswords

Salir

El fin no justifica los medios

Noticias Salud Información
La bien conocida frase "el fin justifica los medios" está siendo aplicada en la publicidad sin ningún control.

Vender un producto no justifica ni engañar ni enfermar a los consumidores

El azúcar es un veneno adictivo que no está regulado por las agencias de consumo del Estado.

¿QUÉ TENGO QUE REVISAR DE LA ETIQUETA?

El fin no justifica los mediosPara olvidar los mensajes publicitarios que intentan distraer interesadamente al consumidor conviene concentrarse en la lista de ingredientes, sobre todo en los primeros de la lista porque aparecen por orden decreciente de peso, el primero y el segundo, pueden suponer, en muchas ocasiones, el peso casi total del producto.

En segundo lugar, resultará útil leer la información nutricional que aparece en forma de tabla en la parte posterior del producto. En ella habrá que observar, principalmente, los porcentajes de azúcares, que a veces se camuflan en la lista de ingredientes, y los de las grasas saturadas.

También pueden aparecer los valores medios por porción y una columna adicional donde aparezca el porcentaje de nutrientes en referencia a la Cantidad Diaria Orientativa (calculada para una persona que ingiere unas 2000 Kcal al día). Sin embargo, la información puede resultar confusa, pues pocas veces consumimos exactamente esas cantidades y además, como aclara el experto, no todo el mundo tiene estos requerimientos calóricos (dependen del sexo, la edad y la actividad física). Por eso, existe consenso entre los nutricionistas en que es mejor priorizar los alimentos saludables más que en alcanzar equilibrios energéticos o porcentajes exactos de nutrientes.


Los efectos nocivos del azúcar en el cerebro


La obesidad es una pandemia real que asesina a millones de confiados, ignorantes y absurdos consumidores que se creen cualquier estupidez repetida miles de veces.

El fin no justifica los mediosEl lobby azucarero ha promovido la idea de que el gran responsable del sobrepeso y las enfermedades cardiovasculares es la grasa. Una tesis que sufrió un fuerte varapalo hace año y medio, cuando investigadores estadounidenses desvelaron las maniobras del sector para venderle este cuento al mundo. La historia da para un thriller al estilo de El dilema, aquella película en la que Russell Crowe se metía en la piel del científico que reveló el secreto mejor guardado de la industria del tabaco.

Allá por 1954, inspirado por estudios que establecían una conexión entre el consumo de grasas y el colesterol, Henry Hass -presidente de la Sugar Research Foundation (SRF), asociación norteamericana del sector- identificó una prometedora oportunidad de negocio. Se trataba de promover, apoyado en estas investigaciones, una reducción drástica del consumo de grasas e inducir a los consumidores a compensar el consiguiente déficit de calorías en su dieta con productos de la industria de los carbohidratos. Dada la penetración del azúcar en ese sector, el cálculo de los azucareros auguraba un incremento de sus ventas en un tercio. El plan de Hass incluía una partida de 600.000 dólares (más de 4,5 millones de euros de hoy) para publicidad con la que explicar «a personas que nunca han hecho un curso de bioquímica que el azúcar es lo que mantiene vivo y con energía a los seres humanos». La maniobra fue un éxito y Occidente empezó a ingerir sacarosa en cantidades, nunca mejor dicho, industriales.

Use su cerebro. Busque información, y si no comprende,  pregunte.

Estamos para informar, y no recibimos ni contratos ni comisiones por contarles la VERDAD.


APRENDEMOS DE VUESTRAS PREGUNTAS, SUGERENCIAS Y COMENTARIOS.

SI LA INFORMACIÓN OS RESULTA INTERESANTE COMPARTIR CON AMIGOS Y FAMILIA.


Todavía no hay reseñas.
0
0
0
0
0
CON LA SALUD NO SE JUEGA
Pablo Picasso, 1
48012 Bilbao (Spain)
+34 602 436 312  | +34 600 492 134
conlasaludnosejuega2018@gmail.com
www.conlasaludnosejuega.org
Regreso al contenido